La insoportable levedad del ser

5 de febrero de 2015

El Anima.


“Hace mucho tiempo, el hombre oía extraño el sonido de golpeteo regular dentro de su pecho y no tenía ni idea de su origen. No podía identificarse con algo tan extraño y desconocido como era el cuerpo. El cuerpo era una jaula y dentro de ella había algo que miraba, escuchaba, temía pensaba y se extrañaba, ese algo, ese resto que quedaba al sustraerlo del cuerpo, eso era el alma.

Hoy, por supuesto, el cuerpo no es desconocido: sabemos que lo que golpea dentro del pecho es el corazón y que la nariz es la terminación de una manguera que sobresales del cuerpo para llevar oxígeno a los pulmones. La cara no es más que una especie de tablero de instrumentos, en el que desembocan todos los mecanismos del cuerpo: la digestión, la vista, la audición, la respiración, el pensamiento.

Desde que sabemos denominar todas sus partes, el cuerpo desasosiega menos al hombre. Ahora también sabemos que el alma no es más que la actividad de la materia gris del cerebro. La dualidad entre el cuerpo y el alma ha quedado velada por los términos científicos y podemos reírnos alegremente de ella como de un prejuicio pasado de moda.

Pero basta que el hombre se enamore como un loco y tenga que oír al mismo tiempo el sonido de sus tripas. La unidad del cuerpo y el alma, esa ilusión lírica de la era científica, se disipa repentinamente.”   

 Milan Kuntera, de “La insoportable levedad del ser”




He elegido este texto como presentación, porque yo me hago pasar por filosofa, aunque siempre dependeré de los grandes para comenzar a despotricar sobre cualquier tema que me mandéis. En vísperas de San Valentin, una fiesta satírica hecha para desplumar a los ilusos y enamoradizos, recurro a un sentimiento pasado de moda, que todos creemos conocer perfectamente.

No quería hablar del amor, así, tan de repente. Preferiría presentarme a mí, un poco antes. Pero quizás es más mejor así. ¿Qué mejor manera de conocer a una persona, que su manera de pensar? No quiero mentiros, no soy una romanticona abierta. Pero tampoco negare abiertamente la existencia de este sentimiento.

No es más que una forma de ver la vida, después de todo. Quiero decir, de pequeña yo creía que el amor se basaba en una serie de reacciones químicas, que liberaban no sé cuantas hormonas y eso nos hacía unos locos. Ahora sé que no. Que hay temas en los que no interviene del todo la biología, la ciencia propiamente dicha.

Milan Kuntera nos habla en este texto de ello, por eso lo he elegido. “Pero basta que el hombre se enamore como un loco y tenga que oír al mismo tiempo el sonido de sus tripas” un dualista empedernido, que defiende en esas dos últimas líneas la existencia de un alma, de un algo que siente.
No os voy a mentir, aunque no sea una romántica propiamente dicha, no negare la existencia del amor. 

No lo negare porque aunque no lo demuestre, creo fervientemente en el. Creo en el, por el mero hecho de que él ha sido el principal causante de guerras, de desastres, pero también de los más bellos y nobles actos que ha podido hacer el ser humano. Creo en él, porque aunque ante mi aun no se halla presentado, tengo pruebas más que suficientes de que gracias a él, somos lo que somos. Tengo pruebas pues, de que nuestra humanidad, se fundamenta en él, como uno de sus pilares básicos. Y tengo pruebas también, de que algún día, aparecerá ante mí, para que vuelva a creer.

18 comentarios:

  1. Me he quedado sin palabras *-* No sé como escribes tan maravillosamente bien <3

    ResponderEliminar
  2. El amor sin duda es algo difuso. De todos modos, ¿es el amor el que desencadena las hormonas que inundan nuestro cuerpo cuando lo sentimos, o las desencadenamos y entonces sentimos amor? Es un poco como el huevo y la gallina, separar la mente del cuerpo es más difícil de lo que parece, y me parece que tu texto lo explica muy bien.
    Una reflexión curiosa sin duda alguna, me gusa la forma con la que comienzas este blog y espero saber a dónde nos vas a llevar.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias gema<3 te super amo^^ jaja espero ir haciéndolo bien

      Eliminar
  3. Madre mía! Me ha encantado! :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes que me encanta como escribes, y esta vez te has superado <3
    Besos y suerte en este nuevo Blog :)

    ResponderEliminar
  5. El amor... un sentimiento tan complejo que puede que nunca lleguemos a entenderlo del todo.
    Me ha gustado la reflexión con la que has empezado el blog, la dualidad cuerpo-mente es probablemente una de mis partes favoritas de la filosofía.
    Deseo que os vaya bien con nuevo este proyecto y espero ansiosa la próxima publicación
    Besitos: Eli ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aych espero que os gusten todas las secciones<3 besos^^

      Eliminar
  6. Una vez más me sorprendes con tu amplío y culto manejo de las palabras. Eres capaz de dejar sin aliento a cualquiera, sobre todo por el gran significado que llevan esas palabras tras de sí.
    Besos <3

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado sin habla. No sabía que escribieras tan bien, me ha sorprendido muchísimo, en serio. Lo que más me llama la atención es la forma en la que utilizas esas palabras de vocabulario culto que muchas personas nunca usan en sus escritos y aun así presumen de escribir bien... ¡Tú si que escribes bien!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Druky<3! Jo enserio me haces feliz con tu comentario^^

      Eliminar
  8. Gin, eres sencillamente magnifica.
    No voy a añadir nada mas por que literalmente me has dejado sin palabras.

    ResponderEliminar