La edad para una relación.

14 de febrero de 2015

Solemos pensar que existe, específicamente, una edad a partir de la cual es adecuado embarcarse en una relación seria. Una edad a partir de la cual se puede pensar en tener un novio formal, en compartir parte de nuestra vida – cómo de amplia sea esa parte dependerá del caso – con una pareja. Quisiera opinar sobre esta cuestión.
Para empezar, y como punto fundamental, considero que establecer una edad específica para un proceso vital de ese tipo es una equivocación. Nuestra mentalidad no cambia de un día para otro, no nos volvemos más maduros en cuanto tocan las doce del día de nuestro cumpleaños o soplamos las velas. Existe una realidad, que los mayores de edad entenderán, consistente en que cumplir la mayoría de edad no cambia a una persona más allá del hecho de tener un año más, dando lugar a la frase de “la vida sigue igual más allá de los 18”.
Lo mismo ocurre con la “edad para tener novio”: en mi opinión, la misma no existe. Una persona no va a madurar en su catorce cumpleaños, o en su quince, o en el que cada uno considere, no funciona así. La maduración, la capacidad para tener una relación formal sana, se adquiere con el tiempo, en un proceso, y el momento en que este se culmine dependerá de cada persona.
Podría terminar el artículo aquí, podría culminar con esta indeterminada y abstracta conclusión, pero en mi vocación sensei voy a tomarme la confianza de establecer lo
que yo considero que son las características ideales para mantener una relación sana y formal, ya que entiendo que habrá gente en un relación seria que no tenga estos rasgos.
Capacidad de sacrificio. Una relación de pareja implica compartir al menos parte de tu vida con otra persona, y esa persona tiene, como cualquier otra, sus necesidades, sus gustos y sus problemas. Vivir en pareja no significa pasarse los días al servicio de lo que quiere uno de sus integrantes, sino conseguir que los dos se sientan a gusto cumpliendo a la par sus deseos. Por tanto, para poder mantener una relación sana, es necesario sacrificarse de vez en cuando en favor de lo que el otro quiera.
Capacidad para preocuparse por los demás. Este punto está relacionado con el anterior. Implica tener la empatía suficiente para entender los problemas y situaciones del otro, para comprenderlos. De esta manera, a la hora de tomar decisiones o resolver los conflictos que puedan surgir durante la relación, la persona empática podrá abordar y solucionar la situación pensando en las visiones de ambos, sin guiarse únicamente por los criterios de ella misma.
Capacidad para escuchar. Supongo que a estas alturas no hace falta que lo diga, pero para entender las circunstancias de tu pareja primero debes aprender a escucharla.
Saber hacerte valer. Si bien es cierto que para mantener una relación sana es necesario de vez en cuando hacer a un lado nuestras preferencias en favor de las de nuestra pareja, eso no significa que tengamos que vivir al servicio de la misma. Las cosas no son negras o blancas, es necesario tener la capacidad para sacrificarse por el otro, pero también para saber decir que no y defender tus gustos y preferencias personales.
Considero que estas características son las más importantes para mantener una relación de pareja sana, de cualquier tipo. Quiero aclarar otra vez que soy perfectamente consciente de que habrá personas en relaciones que no se ajustarán a estas directrices, así que no estoy diciendo que si vuestro/a futuro/a novio/a carece de alguna de estas características lo dejéis pasar. Cada persona es un mundo, y cada relación también. Esto, sencillamente, no es más que la opinión de una bloguera con aspiraciones de sensei.

Por cierto, se me ha ocurrido una cosa para poder escribir entradas a la vez que doy consejos. ¿Qué os parece escribirme en los comentarios temas de los que queráis que hable?, así me aseguro de que estas ayudan en algo, además de ser una manera de pasar el tiempo. 

Hasta otra.

4 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo en todo.

    No hay que tener una edad fisica, hay que tener una edad mental y un grado de responsabilidad. No puedes dejar los estudios de lado cuando tienes 15 años solo por que te gusta una persona y crees que es el amor de tu vida, pero si puedes tener un novio a los 15 años si eres lo suficientemente madura como para cumplir con todas tus obligaciones.

    Ahora mismo no se me ocurre un tema que proponer, pero me encanta tu manera de escribir asi que sea lo que sea de lo que hables, seguro que es un texto genial como este.
    un besito <3

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo, hay gente que a los 20 aun no es lo suficientemente madura y gente que a los 14 sí. Dejarlo todo por tu novio a edad temprana no es maduro, pero muchos padres no entienden que estar con un chico no significa que vayas a hacer eso. O que tener novio pronto no signfica que eres una niña zorra e inmadura. No se me ocurre nada que plantearte para escribir xD Me ha encantado la entrada ^^ ¡Un beso! Meri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) Es algo muy extendido eso de que existe una edad determinada para todo... ampliando el tema, lo de los 18 años no es más que una guía para la aplicación de leyes, al fin y al cabo.
      No te preocupes ^^ Yo seguiré delirando jajaja.
      Muchas gracias, un beso.

      Eliminar